El hombre cuánticolectura de 4 minutos

0

Dejemos algo claro antes de siquiera empezar: no se cuál es el sentido de la vida. De hecho, lo más probable es que no exista tal cosa, que el universo simplemente no tenga razón de ser o propósito, por más filosóficamente insatisfactorio que pueda resultarnos a los humanos, atados como estamos a la intención de nuestros pensamientos y acciones. No se lo que es “una vida bien llevada”, o si es algo que podemos realmente definir en palabras o leyes. El universo no es evidente con designios para estos temas que tanto nos preocupan. Por el contrario, con cada día que pasa, con cada nuevo descubrimiento que arrebatamos al cosmos, más claro me queda que el caos es la regla principal. Todo tiembla, y fluye, y brinca, y se fusiona, y pulsa, y explota. Desde el átomo más simple (el de hidrógeno, para los que toman nota), hasta la mente más compleja, cada partícula del universo es una historia inescapablemente ligada a todas las demás, y nosotros, conjunto de moléculas conscientes – polvo de estrellas que recién abre los ojos – estamos atrapados en medio de todo esto, viendo hacia los lados con el rostro perplejo, prisioneros del tiempo, cautivos de capacidades que evolucionaron para un mundo que ha quedado mayoritariamente atrás.

Entonces, me acuerdo de Richard Feynman.

Usualmente trato de escapar del estereotipo del “genio” en mis descripciones de las personas, por más grandes que sean sus logros. Muchos suelen asociarlo a individuos socialmente tímidos, con la cabeza enterrada en un libro que no les permite ver que la vida se les pasa de largo. Sin embargo, si me viese obligado a usar el término, sería más para describir a la curiosidad y la pasión de las que somos capaces, aplicadas continua, disciplinada y prodigiosamente al medio que nos rodea. Un medio que puede ser científico, social, musical, literario, plástico, visual, o cualquiera otra de las manifestaciones del ingenio y la creatividad humana. Genial es no poder disimular una pequeña sonrisa cuando surge la oportunidad de hablar sobre ese tema que te hace levantarte en las mañanas. Es aprovechar una pregunta para manifestar lo maravilloso que es estar vivo. Un genio es tan solo alguien que ha reconocido lo corta que es la vida, y lo lleno que está el universo de cosas que experimentar. Y de una forma tan simple, sin el uso directo de etiquetas o clasificaciones, les he descrito un poco a Feynman.

Todo estudiante de física conoce los famosos “Diagramas de Feynman”, que exponen la naturaleza de la relación entre partículas rfelementales (los cuales tenía adornando su van) – una de las muchísimas contribuciones que hizo a nuestro conocimiento colectivo. Pero hay algo más que deberíamos aprender de él: Richard vivió. Desde sus viajes por todo el mundo, sus intentos por tocar el bongo, sus exposiciones como pintor (bajo el seudónimo “Ofey”), y hasta su confeso amor por los bares de striptease, era una de esas personas que siempre tenía un tema del qué hablar; siempre una anécdota más para hacer reír – y pensar un poco – a sus oyentes. Esto de alguien que no estuvo ajeno a la tragedia, habiendo participado en el proyecto Manhattan (que produjo la bomba nuclear), que vio morir a su esposa de tuberculosis, que formó parte del comité que investigó la explosión del transbordador Challenger (donde murieron 7 astronautas) encontrando fallas que lo enfrentaron abiertamente a intereses políticos. Elementos que nunca lograron robarle su amor manifiesto por la vida, con todos sus aciertos y errores.

Al final, como les dije, la vida y el universo muy probablemente no tienen un propósito, pero que eso no los asuste: la suerte está de nuestro lado. Tenemos el privilegio de la consciencia – con todas sus limitaciones – y la capacidad para ejercerla enamorándonos perdidamente de nuestro arte, nuestra ciencia y del tiempo que pasamos con nuestros seres queridos. Como Feynman decía con una amplia sonrisa “el universo es un desastre de cosas que tiemblan y se menean”.

¿Se les ocurre un mejor lugar para explorar?

¡Considera donar $1 dólar por cada nueva publicación!
También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.