El potencial de un niño

Todos somos libres de enseñar a nuestros hijos lo que queramos sobre la manera en la que funciona el mundo, pero ¿deberíamos serlo? A veces me encuentro con situaciones en la calle en la que un adulto le transfiere pensamientos mágicos y miedos irracionales a sus niños y me siento tan motivado a tratar de evitarlo como si lo estuviese observando darles una golpiza en plena acera. Se que no debo -solo lograría parecer un loco intolerante para con las creencias e ideas de otras personas – pero encuentro tan triste ver el potencial racional innato de un niño ser aplastado por la presión social, que no puedo evitar sentirme mal al respecto. Y ese potencial está indudablemente allí en todo niño, piénsenlo:

– Los niños no leen horóscopos, los adultos lo hacen.

– Los niños no huyen al ver un gato negro, se acercan a acariciarlo.

– Los niños no le temen a los espejos rotos, no conocen el concepto de “suerte”

– Los niños no ven el sol y piensan en hacerle sacrificios, se preguntan qué es.

– Los niños no le temen al número 13, es solo un número más que intentan memorizar

– Los niños no se preocupan por tener que pasar por debajo de una escalera, se esconden allí

– Los niños no dicen que el mundo se va a acabar mañana, para ellos apenas comienza

Todas estas supersticiones son obra de los adultos, perpetuada a través del miedo que inadvertidamente infundimos en las mentes más jóvenes. Por supuesto, Richard Dawkins lo ha denunciado en la que es quizá la peor de sus formas:

— “Lo que pienso que no está bien, y lo que pienso que es inmoral es decirle a un niño que si no es bueno entonces cuando muera va a ir al infierno. Eso me parece abuso mental infantil y una verdadera desgracia” —

Apoyo la libertad individual racionalmente, pero también el derecho de los niños de que no se les mienta sobre el conocimiento real que tenemos sobre la naturaleza, por más incompleto que pueda ser en un momento dado.

Por una multitud de motivos, es mejor no saber que tener respuestas equivocadas. Especialmente, cuando eres un niño. Y ya que 150856_315528795233962_1091115678_nhablamos de los pequeñines, por acá les dejo una foto de algunos de los más famosos científicos y divulgadores de tiempos recientes cuando eran también vulnerables a que se llenara sus pequeñas mentes de miedo y sin sentidos. No hay mejor manera de visualizar la tragedia que tal cosa representa.

Anuncios

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s