Una vela en la oscuridad

0

“Por gran parte de nuestra historia, le tuvimos tanto miedo al mundo – con sus peligros impredecibles – que con gusto aceptamos cualquier cosa que prometiera suavizar o explicar el terror. La ciencia es un intento, mayoritariamente exitoso, por entender el mundo, por tener algún control sobre las cosas, por comprendernos nosotros mismos, y establecer un curso seguro. La microbiología y la meteorología ahora explican lo que hace tan solo un par de siglos se consideraba causa suficiente para quemar mujeres hasta la muerte.”

-Carl Sagan-

Indudablemente, como lo expresaba tan bien en estas palabras el amigo Sagan, la ciencia – y el pensamiento que esta implica y promueve – son velas en la oscuridad. Su utilidad no puede desestimarse, pero tampoco su fragilidad. Con qué facilidad pudiésemos caer nuevamente en los errores del pasado, permitiendo que las neblinas de la superstición y el miedo vuelvan a dominar nuestras mentes y sociedades. Qué sencillo sería perder la valentía que se requiere para interpelar al universo honestamente, y no refugiarnos en visiones egocéntricas de auto-importancia artificial. Hemos llegado muy lejos, aprendido y mejorado a raudales, pero aún no pasamos el punto de no retorno. La especie es puesta a prueba cada día. Podemos autodestruirnos en guerras simbólicas y el desconocimiento inocente de nuestros alrededores, o trascender nuestros orígenes tribales en un renacimiento intelectual humanista.

Me pregunto hoy, ¿qué camino elegiremos?

¡Considera apoyar la página por $3 al mes y participa en dinámicas exclusivas!
También podría gustarte
Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.