Bienvenidos al futuro

Era, más que cualquier otra cosa, cuestión de tiempo, y finalmente ha pasado. Viajando colectivamente hacia el mañana a bordo de la nave espacial Tierra; tomando el camino largo que representa contar todas las órbitas correspondientes alrededor del Sol, hemos arribado con éxito al año 2015 –o como se le conocía en los años 80 del siglo pasado: el futuro. Poca necesidad tuvimos de acelerar en un DeLorean durante el recorrido, o robar plutonio a terroristas particularmente bien equipados, para lograr esta hazaña. Tampoco resultó esencial para el traslado atravesar violentamente el tejido mismo del espacio-tiempo, en maneras misteriosas y en absoluto incomprensibles para nuestra física moderna.

volver al futuro (6)Fue bastante más sencillo –si acaso algo más lento– viajar al futuro de lo que el buen “Doc” conjuró en la película  “Volver al Futuro 2”, cuando saltó inolvidablemente junto a Marty McFly hacia nuestros días: solo había que esperar un poco; pero qué mal se nos da la paciencia a los seres humanos.

Al vertiginoso ritmo de un año por año, el universo sigue sin prisa ni pausa su curso, recordándonos que incluso el futuro más remoto está destinado a convertirse en presente fugaz, y eventualmente en pasado eterno. Gracias al incremento constante de la entropía del cosmos, nada es permanente, y solo enfrentando grandes dificultades podemos tratar de predecir lo que sucederá el día de mañana. Así, el 2015 nos alcanza sin los autos voladores de nuestras fantasías, o patinetas flotantes en las calles. Igualmente, los anuncios holográficos invasivos aún se hacen esperar, y nuestra vestimenta sigue sin lucir los tonos plateados inexplicables de la era espacial. “Las cosas no han avanzado mucho”, sin duda dirán algunas personas desprovistas de ironía, mientras los vemos publicar sus opiniones a través de las pequeñas súper computadoras que portan en sus bolsillos, conectadas las 24 horas a una red global de comunicación satelital.

rosetta_aug32014_1440.jpg.CROP.original-originalEntre visitas a cometas y estudios maravillosos sobre los primeros instantes del universo; luchando contra las epidemias mortales y el fanatismo religioso, la especie humana continúa escribiendo su propia historia; apenas una página en el libro infinito del tiempo profundo. Resulta claro que, más allá de los logros y las dificultades, siguen siendo nuestra responsabilidad las palabras que elegimos para describir nuestro destino.


SHDG - Logo Vector - 3500

En el caso de Sobre Hombros de Gigantes, definitivamente ha habido avances significativos en este último periodo orbital. Luego de 2 años y medio en las redes sociales, nuestra iniciativa de divulgación científica encontró finalmente su hogar permanente en la web, con la inauguración de Sobrehombros.com a mediados de año. En total, fueron 78 nuevas publicaciones durante el 2014, que se tradujeron en unas 23 mil visitas de más de 80 países a nuestra página recién nacida, y muchísimas más interacciones en sitios como Facebook y Twitter, donde ya más de 100,000 lectores nos siguen día a día.

Las palabras me son insuficientes para expresar mi agradecimiento, gigantes, por su lectura y participación continua en este espacio dedicado al conocimiento.

Justo por eso resulta tan emocionante lo mucho que nos espera en el 2015 en el blog –comenzando por el recuento de las notas más memorables del año pasado– pues tendremos nuevos artículos, dinámicas sociales, publicaciones invitadas, debates, entrevistas científicas, y más sorpresas que se irán revelando en los próximos meses.

Bienvenidos al futuro, amigos, con sus cambios a veces inesperados, a veces insuficientes. Espero que decidan continuar acompañándome este nuevo año, y que podamos seguir creciendo como comunidad.

¡No olviden dejar sus comentarios! Y nos vemos en la red.

Anuncios

2 comentarios en “Bienvenidos al futuro

  1. Yo tambièn encontrè mi hogar en Sobre Hombros de Gigantes. Aqui estamos como hermanos de convicciòn intrisecamente humana. Hemos trascendido la condiciòn fìsica de una casa donde se come el alimento al igual que cualquier animal que siente hambre y lo mismo con el sueño y demàs necesidades fìsicas y fisiològicas realizadas para sentirse seguro en el instinto de conservaciòn y el sexual, pero; ya como seres humanos independientes del instinto y completamente diferentes de los animales aqui estamos conviviendo en Sobre Hombros de Gigantes. Un hogar para seres humanos de funcionamiento sano y completo en el proceso de su desarrollo del pensamiento. Y aunque no le pueda llegar la invitaciòn a todos por la estrechès de comprensiòn que muchos padecen como sìntoma del mal funcionamiento en el desarrollo del pensamiento les dejamos abierta la puerta de esta casa porque sabemos que no a todos les sucederà lo mismo que al personaje de la novela de Frank Kafka: Durò toda una vida pidiendo permiso al portero para entrar a las puertas del cielo y este nunca le contestaba ni si ni no; al final algo o alguien le hizo comprender que habìa ya perdido la ùnica oportunidad de disfrutar de la eternidad porque siempre necesitado en el vicio de sumisiòn a una autoridad creìa que el portero no lo iba a dejar entrar sin pedirle permiso. No tenìa el pensamiento sanamente desarrollado lo suficiente como para comprender que la puerta era especialmente para èl entrara libremente en cuanto èl mismo tomara esa decisiòn.

    Le gusta a 1 persona

¿Qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s